La composición: Organización de la forma y su entorno en el plano



INDICE
1.Introducción: ¿Qué es la composición?
2.Relación entre las formas: esquema compositivo
a) El Formato
b) Esquemas compositivos.
3.Figura y fondo en la composición
4.El equilibrio visual
a) Equilibrio visual en el plano
b) Líneas maestras o de fuerza
5.El ritmo en la composición.


1. Introducción: ¿Qué es la composición?
Hasta aquí hemos visto los elementos configurativos del lenguaje visual. Ahora vamos a ver cómo se combinan en el espacio bidimensional (de una fotografía o un cuadro, por ejemplo) o en el espacio tridimensional (de una escultura o un edificio) .
Al igual que el lenguaje musical combina las notas para crear una canción y el oral relaciona las letras, sílabas y palabras para formar frases, el lenguaje plástico y visual ordena sus elementos visuales (puntos, líneas y planos) para crear un efecto de unidad y orden. A ese proceso organizativo se le llama composición. Es decir, componer es organizar.

2. Relación entre las formas: esquema compositivo
Los procesos de composición son pasos previos muy importantes en la realización de cualquier obra. Así pues, desde la adopción de un determinado formato hasta la colocación definitiva de las diferentes formas y elementos plásticos, se trata de ir tomando una serie de elecciones que conduzcan a un mismo fin: expresar de la mejor manera el mensaje que queramos transmitir.
a) El Formato
La forma y orientación de una superficie se llama formato. La elección del formato de una obra es importante, ya que, según sea, posee unas cualidades emotivas diferentes.
Formato vertical: sensación visual de equilibrio y elevación. Se ha utilizado mucho para temas religiosos porque potencia el sentido de elevación y espiritualidad.
Formato horizontal: Calma y estabilidad. Muy utilizado en temas de paisaje y en bodegones, donde ayuda a crear el efecto de orden de sus elementos.
Formato circular: Movimiento envolvente.
Formato cuadrado: centra la visión y equilibra las tensiones visuales.
Formato triangular: da gran estabilidad a las formas situadas en su base y limita la expansión de las formas en la parte superior.
FomatoHorizontal.jpg
Zurbarán.jpgmillet.jpgZurbarán.jpg
Zurbarán.jpgZurbarán.jpgZurbarán.jpgZurbarán.jpgZurbarán.jpgZurbarán.jpg
Formato Horizontal
verticales.jpgFormatoVert.jpg
Formato vertical
FormatoCud.jpgvelazquez.meninas.jpg
Formato Cuadrado
FormCircular.jpgSagradaFamilia.jpg



Formato Circular

b) Esquemas compositivos
El esquema compositivo es un conjunto de líneas maestras que organizan los espacios donde van a estar situados los elementos visuales. Este esquema suele estar formado por figuras geométricas (polígonos, círculos, óvalos), líneas rectas y curvas relacionadas entre sí o redes modulares simples o complejas.
Un esquema compositivo puede ser simple o compuesto, es decir, formado por la combinación de esquemas simples.

Los esquemas compositivos compuestos combinan en un mismo tema dos o más esquemas compositivos simples por lo que da a la composición mayor sensación de complejidad.

Duchamp.jpg
“Desnudo bajando la escalera". M. Duchamp.

3. Figura y fondo en la composición
Cuando imaginamos un tema pictórico pensamos en el espacio que van a ocupar las formas y colores. Este espacio se denomina campo visual.
Dentro del campo visual, delimitado por el formato, distribuimos las formas teniendo en cuenta la composición y el equilibrio visual.. Algunas de estas formas aparecerán como protagonistas, otras formarán el fondo de la escena. Las primeras constituyen la figura del campo visual. Las segundas, el fondo.
La figura puede aparecer contrastada del fondo variando su tamaño, textura, configuración, posición y color respecto a los demás elementos de la composición.
RamonCasas2.jpgRamonCasas3.jpg

Si queremos relacionar en igual medida todos los componentes de un tema, daremos a sus formas un tamaño, textura y colorido semejantes para obtener un conjunto visual homogéneo.
La relación entre figura y fondo no solo se tiene en cuenta en a creación pictórica. El cuidado especial en la distribución de los elementos compositivos se extiende a otros ámbitos de la representación visual como son la ornamentación y el mobiliario urbano, el diseño arquitectónico, el textil, el diseño gráfico, la fotografía, el cine, las artes escénicas o el diseño culinario.

4.El equilibrio visual
a) equilibrio visual en el plano.
Al realizar una composición, establecemos comparaciones y relaciones entre los elementos (formas, color, luz, etc.) para conseguir así un equilibrio visual correcto. En líneas generales, el procedimiento para conseguir el equilibrio compositivo pasa por la distribución y compensación tanto del peso como de la dirección de las formas.
Observa en los siguientes ejemplos cómo influye la posición de un punto respeto al formato para dar sensación de equilibrio.







Imagen 1 Imagen 2

En la imagen 1, la sensación que produce el punto situado justo en el centro del formato, es de quietud, orden y equilibrio.
En la imagen 2, al estar desplazado el punto en la esquina superior, la sensación que produce es de movimiento y desequilibrio. Los siguientes aspectos condicionan la composición:
El peso visual, o centro de atención, es el centro de interés de la composición, las formas o colores que más llaman la atención, hacia donde se dirige nuestra mirada.
El peso no sólo está en relación con el tamaño o la forma de las figuras sino también con el color. Una figura oscura “pesa” más, visualmente, que una clara. Aunque también es cierto que una forma clara sobre un fondo muy oscuro ejerce un peso visual muy notable.
Todo ello debe tenerse en cuenta a la hora de distribuir las figuras en una composición, si queremos obtener resultados agradables. El objetivo fundamental es el equilibrio, sensación que se experiemnta cuando se observa una composición bien estructurada. Para ello es importante guiarse por los criterios de composición que vamos a ver a continuación:
La simetría: En ella existe un eje central imaginario respecto al cual se organizan las formas. Si los elementos de una composición se disponen a ambos lados de un eje de manera que los dos campos visuales atraigan por igual, el equilibrio es simétrico o estable, y el efecto es de orden y descanso. A estas composiciones las denominamos estáticas.
La asimetría: se produce cuando no existe relación simétrica en la composición, cuando cada uno de los campos a los lados del eje tiene una fuerza visual diferente, el equilibrio es asimétrico o inestable, y el efecto es de flexibilidad y vitalidad. A estas composiciones las denominamos dinámicas.



Simetría
Asimetría
Asimetría

El peso visual influye en la armonía de la composición por lo que hay que tener en cuenta el volumen y el color de las formas. Normalmente los objetos más “pesados” deben colocarse n las zonas bajas de la composición, reservando la parte superior a figuras o formas de menor peso. Cuando las figuras protagonistas de una composición se sitúan a un lado del eje imaginario formando un solo peso visual, la composición presenta un grado máximo de inestabilidad y la composición no está compensada.
Las direcciones y fuerzas visuales: las líneas visuales sugieren efectos muy diversos. Así as líneas horizontales evocan reposo,las verticales elevación y equilibrio y las oblicuas, energía y movimiento.



Peso Visual
Líneas de fuerza


El centro de interés áureo: se trata de un criterio compositivo muy apreciado por los artistas de todos los tiempos. Actualmente es uno de los procedimientos compositivos más empleados en el diseño gráfico, en la publicidad y en la fotografía. Basado en el rectángulo áureo surge el rectángulo de tercios que divide cada lado del rectángulo en tres partes iguales. Las zonas de mayor atracción o peso visual se sitúan cerca de las intersecciones de las divisiones llamadas puntos de fuerza.



b) Líneas maestras o de fuerza. Entendemos por líneas maestras aquellas líneas “virtuales” que reflejan movimientos y direcciones presentes en la composición, pero que no se muestran de forma evidente.
Las líneas maestras pueden ser de horizontales, verticales, oblicuas (en ascenso o descenso):
pueden ser paralelas, perpendiculares, circulares, onduladas, etc. Son estas líneas maestras las que determinan las líneas de fuerza o activas, esto es, aquellos trazos internos de la obra que la convierten en una creación única e irrepetible.
En la escultura y en la arquitectura el estudio de las líneas maestras resulta, igualmente, de gran importancia. En ambos casos tiene tanta importancia la forma y disposición de los elementos artísticos como la relación que estos guardan con el espacio circundante














5. El ritmo en la composición.
Entre los elementos que caracterizan una composición, el ritmo es fundamental. Viene dado por una sucesión de signos, colores, formas que se repiten siguiendo una secuencia dando lugar a efectos dinámicos en la composición. Los ritmos básicos son: